22.6.05

Vomitorio del bestiario:

ETA les indulta

ETA cierra el frente contra los electos de los partidos políticos de España.....a los importantes esfuerzos que se están haciendo para ofrecer una solución democrática al conflicto que enfrenta a Euskal Herria con España y Francia.....ahora corresponde a los gobiernos español y francés responder positivamente a la voluntad mostrada por ETA en los últimos meses

(Banda terrorista ETA)


El comunicado ayuda a entender que se está ante un escenario nuevo en que se producen pasos significativos hacia delante que van acercando al escenario final deseado

(Carod Rovira, presidente de ERC)

Efectivamente, no faltan motivos de alegría al conocer que no se matan ni catalanes ni políticos electos. Haber llevado una corona de espinas infunde una dignidad moral especial, qué duda cabe.


El presidente no se moja

Reivindicamos el derecho de los jóvenes vascos a organizarse...el juicio es una vulneración de los derechos civiles y políticos de los jóvenes de Euskal Herria que se sienten orgullosos de pertenecer a dichas organizaciones

(Abogados de los jóvenes encausados por el caso “jarrai”)

Al preguntarle al presidente sobre la sentencia que permite la excarcelación de los miembros de jarrai dijo: “increíble”; pero al preguntarle que si “increíblemente buena” o “increíblemente mala”, se calló. El presidente no se moja”

(Francisco José Alcaraz, presidente de la AVT)

Se vieron obligados montar una pantomima en Moncloa para recibir a las víctimas; representando un papelón así la cosa no podía terminar bien. El Gobierno ya sabía que las imágenes y las declaraciones no iban a mostrar mucho del talante, por ello, maquiavélicavélicamente se pospuso la reunión para después de las elecciones gallegas.


Aquilinos y Zerolos

Dr Polaino
Las personas con conducta homosexual tienen un perfil psicopatológico caracterizado por un padre hostil, distante y alcohólico, una madre sobreprotectora para los niños o fría para las niñas, timidez extrema y haber sufrido abuso sexual o violación por parte de algunos de sus padres"

(Aquilino Polaino, psiquiatra)


Pido al presidente del PP que ponga freno al brote de homofobia que están promoviendo los sectores más fundamentalistas del PP

(P Zerolo, concejal y gay)

Tampoco es cuestión de sacudirle más al ínclito Don Aquilino, pues quizá lo que ocurre es que las comisiones que se crean en el Parlamento están inevitablemente abocadas al esperpento, género emblemático de nuestro país. El planteamiento en política es: “Hay que poner peritos que lleven el agua a mi molino ¿a quién convoco?” “Pues yo conozco a este, y también está aquél, que se mueve mucho”.

Propongo un curioso experimento: buscar en Google al catedrático Polaino. Su frecuentación de los medios tantos años da lugar a un prolífico listado de resultados, basta leer solo los textos de la entrada que da el buscador y la diversión está asegurada. Sin embargo, para medir la calidad científica de un médico hoy día existe una base de datos más seria: el Medline descubre los trabajos de investigación publicados en revistas científicas solventes. Pero al hacer esta segunda búsqueda encontramos un resultado bastante pobre para tan dilatada trayectoria, hasta tal punto que puede que tenga que empezar a tener en mayor estima a un médico conocido mio, cuya bibliografía en Medline supera ampliamente la del catedrático.

Pero no se crean, aún habrá que considerarle como el experto más eminente de toda la barahúnda de supuestos entendidos en entendedores que se convocó en el Parlamento. En el caso del psiquiatra propuesto por el PSOE, la búsqueda da como resultado que sus méritos son casi inexistentes (un tal José Luis Pedreira).

1 Comments:

Blogger potaje said...

Antes de repasar algunos de los comentarios que el señor Polaino hizo en calidad de experto, debería decir que no niego que, desde el punto de vista de la procreación, la homosexualidad va en contra de la perpetuación de la naturaleza humana. Pero ¡joder! hace tiempo que los humanos dejamos de ser coherentes con la naturaleza. Desde que el ser humano se percató del placer sexual, son innumerables los esfuerzos dedicados a controlar u obstaculizar la procreación para aislar y aumentar el placer del sexo en si mismo, sin más misterios que eso... sexo, sexo por placer. Sobre este punto, y después de las noticias sobre monaguillos obligados a practicar felaciones en la oscuridad de las iglesias o monjas violadas por sacerdotes misionarios... no creo que la iglesia católica tenga mucho que objetar. Pero es así, en la mayoría de parejas, la perpetuación queda relegada a un muy segundo término en comparación con la importancia que se le da al placer sexual. Entonces, si es por placer, el sexo ya no tiene nada que ver con un hombre y con una mujer, tiene que ver con un ser humano y un objeto del placer. En el caso que nos ocupa, tiene que ver con un ser humano que ama, recibe y ofrece placer con otros seres humanos de su mismo sexo. Esto, la sociedad, hace tiempo que parece que lo ha aceptado. A este grupo de personas, la sociedad las ha etiquetado con los nombres de homosexuales, gays, lesbianas, bisexuales, etc. Pero para algunos grupos (en su mayoría relacionados de alguna u otra manera con la iglesia) todavía es difícil aceptar que esta parte de la sociedad etiquetada como ‘homosexual’ sean ‘personas normales’ y para rechazarlos se les van aplicando nuevas etiquetas que van tomando un carácter negativo: depravados, viciosos, antinaturales, guarros,...

Por suerte, otros, no hemos tenido ni que aceptarlos. Simplemente no nos planteamos la idea de rechazar a una persona por el hecho de que esta tenga libertad a la hora de decidir a quien quiere amar o como quiere obtener su placer sexual.

El catedrático Aquilino Polaino ofrece su opinión como experto. En principio eso no quiere decir que él rechace a los homosexuales, pero me atrevo a decir que sí lo hace.

Aquilino Polaino: “Los modelos de exposición social a los que esté expuesto el niño o la niña a lo largo de su desarrollo psicoemotivo van a determinar en algunos y a condicionar en todos los casos el desarrollo emocional de la persona.”
Con esto el experto quiere decir que una familia formada por padres gays puede suscitar conductas homosexuales en sus hijos. Y yo me pregunto: ¿No ha aceptado la mayoría de la sociedad a los homosexuales? O como he dicho antes ¿no hay gente que ni siquiera le ha hecho falta aceptarlos porque no se plantean el rechazo a una persona por la manera en que practican el amor y el sexo si no hay maldad en ese planteamiento?

Mi pregunta al catedrático Aquilino Polaino sería: ¿Qué es exactamente lo que hay de malo en que de una pareja de homosexuales crezca un niño o niña con tendencias homosexuales? ¿Qué tiene de malo ese niño o niña?

Este punto de vista de aceptación o falta de ella (positivamente hablando) también se refleja en la ciencia; Ángel Bao, psicólogo y técnico de acogimiento familiar, remarcó que “afortunadamente la homosexualidad ha dejado de ser una sicopatología”. Los expertos (y las ramas de la ciencia que representan) que argumentaron los pros y los contras de la adopción de menores por parte de parejas homosexuales, exceptuando a los propuestos por el Partido Popular (Aquilino Polaino y Patricia Martínez Peroni), ya no ven la homosexualidad como una patología o daño psicológico.

Es normal, y de naturaleza humana, resaltar los futuros aspectos negativos ante un cambio. Pero creo que hay que pensar en cómo se resaltan y si no estamos perdiendo la objetividad a la hora de hacerlo. Así es cómo lo hacen los que están en contra del matrimonio y la adopción por parte de homosexuales:

Aquilino Polaino dice, con una tremenda falta de rigurosidad científica, que un homosexual es el hijo enfermo de un padre hostil, distante o alcohólico y de madres sobreprotectoras.

Benigno Blanco dice que la familia se siente agredida por el hecho de que los homosexuales puedan contraer matrimonio.

Rouco Varela dice que no se puede tratar igual a una fórmula familiar de convivencia homosexual porque no presta unos servicios básicos a la sociedad.

5:35 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home